A Year In The Maine Woods

Las fantasías escapistas generalmente involucran el camino abierto, pero el sueño de Bernd Heinrich era concentrarse en las riquezas de un lugar pequeño, unos pocos acres verdes a lo largo de Alder Brook, justo al este de las Montañas Presidenciales. El año comienza cuando se instala en una cabaña sin agua corriente ni electricidad, construida con troncos cortados a mano que sacó del bosque con una yunta de bueyes. Allí, solo excepto por su cuervo mascota, Jack, redescubre el significado de la paz y la tranquilidad y la armonía con la naturaleza, de los días que pasa sin llenar formularios, sino rastreando ciervos o escuchando el sonido de las alas de una polilla. A lo largo de este año, cuando lo sutil importa y lo espectacular distrae”, Heinrich nos devuelve al drama de las cosas pequeñas, cuando la vida se vive conscientemente. Su historia es la de un hombre que redescubre lo que significa estar vivo.

Las fantasías escapistas generalmente involucran el camino abierto, pero el sueño de Bernd Heinrich era concentrarse en las riquezas de un lugar pequeño, unos pocos acres verdes a lo largo de Alder Brook, justo al este de las Montañas Presidenciales. El año comienza cuando se instala en una cabaña sin agua corriente ni electricidad, construida con troncos cortados a mano que sacó del bosque con una yunta de bueyes. Allí, solo excepto por su cuervo mascota, Jack, redescubre el significado de la paz y la tranquilidad y la armonía con la naturaleza, de los días que pasa sin llenar formularios, sino rastreando ciervos o escuchando el sonido de las alas de una polilla. A lo largo de este año, cuando lo sutil importa y lo espectacular distrae”, Heinrich nos devuelve al drama de las cosas pequeñas, cuando la vida se vive conscientemente. Su historia es la de un hombre que redescubre lo que significa estar vivo.

Reseñas

No hay reseñas todavía

Se el primero en añadir una reseña a “A Year In The Maine Woods”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.